La profesora Aylin ayuda mucho a que pierda el miedo a la hora de participar de manera verbal y en caso de equivocarme tiene paciencia para corregirme.